Medicina Interna y Preventiva 2015-06-03T11:10:43+00:00

MEDICINA INTERNA Y PREVENTIVA

Siempre que se habla de Medicina viene a nuestras mentes el concepto de “curar enfermedades”. En Medicina Veterinaria, al igual que se hizo en Medicina Humana, se le da ahora mucha más importancia a lo que llamamos “medicina preventiva”, es decir seguir una serie de comportamientos y hábitos durante la vida de la mascota para intentar evitar que estas enfermedades aparezcan. Es importante emprender esta terapia preventiva desde el nacimiento de la mascota o desde que es adquirida por parte del propietario. Cuando hablamos de medicina preventiva, lo primero en lo que pensamos son las vacunas, pero además de las vacunas hay una  serie de actuaciones por parte del propietario que pueden hacer que se prevengan gran cantidad de enfermedades que podrían llegar a ser graves sobre todo en el estadio de cachorros. Estamos hablando, aparte de las vacunas, de las desparasitaciones internas y externas, de laalimentación adecuada, del manejo de hábitos de conducta, de las relaciones sociales etc. Es importante saber que si todas estas acciones las hacemos bien en la etapa de cachorros vamos a conseguir evitar una serie de patologías y enfermedades graves que pueden llegar hasta causar la muerte de nuestra mascota.

Por esto es importante que cuando adquirimos una mascota, nos dejemos asesorar por nuestro Veterinario, para que sea él quien nos indique que pauta de vacunación y desparasitación es la más adecuada, que alimentación es la más indicada, cómo debemos educar a nuestra mascota desde el principio, etc. No siguiendo estas indicaciones podemos provocar que nuestra mascota adquiera enfermedades en la etapa más importante de su desarrollo, que tengamos mascotas obesas con problemas en su crecimiento, que consigamos que nuestro perro adquiera conductas agresivas en su fase de adulto haciendo del placer de tener una mascota  un auténtico problema e inconveniente.

Como propietario no debe dejarse influenciar ni convencer por lo que le dice un amigo, o por lo que hace un vecino con su perro o gato, ya que cada mascota debe tratarse individualmente y no se debe generalizar en ningún caso. Todas estas pautas de prevención dependen mucho de la edad, de la raza, del sexo, de su hábitat, de si convive con otras mascotas. Por eso es importante que acuda usted a su Veterinario para que desde un principio se hagan las cosas correctamente y podamos impedir que aparezcan estas indeseables dolencias.

Aún haciendo una buena medicina preventiva, pueden aparecer una serie de enfermedades en el transcurso de la vida de la mascota. En estos casos es importante saber que cuanto antes pongamos remedio antes obtendremos resultados positivos y volveremos a la normalidad con nuestra mascota, previniendo enfermedades crónicas más difíciles de curar y evitando así mayores problemas y costes por parte del propietario.

No olvide que es Usted quien mejor conoce a su perro o a su gato. Cualquier cambio en su conducta o en sus hábitos pueden ser indicativos de que algo está empezando a alterar la salud en ellos. El hecho sencillo de que coma o beba más o menos, de que no quiera jugar o salir a pasear, de que orine más de la cuenta o fuera de su espacio habitual, de algún cambio en el aspecto de sus heces o simplemente que usted lo note triste, puede ser indicativo de que algo no va bien. No deje que esto se agrave y acuda a su Veterinario lo antes posible para comunicarle cualquiera de estos cambios. Será él quien le diga si es importante o no, lo que está ocurriendo en esos momentos y proponerle la terapia y solución más conveniente.