La importancia de un buen postoperatorio 2018-05-17T13:43:20+00:00

LA IMPORTANCIA DE UN BUEN POSTOPERATORIO

postoperatorio

La mayoría de  propietarios tienen que pasar, tarde o temprano, por tomar la decisión de someter a su mascota a una intervención quirúrgica o a un procedimiento diagnóstico donde se requiere una anestesia general del paciente.

Algunos de estos procedimientos quirúrgicos son de carácter preventivo como las esterilizaciones y las limpiezas bucales, y otros son de carácter diagnóstico como las endoscopias, estudios de resonancia o scanner; tanto en unos como en otros es obligatoria y necesaria la realización de una anestesia o sedación adecuada. En cualquiera de estos procedimientos es importante seguir los consejos de su veterinario antes de llevar a su mascota al Centro donde vaya a ser intervenido y es lo que conocemos como el período preoperatorio, donde le aconsejarán sobre el ayuno, la higiene y la medicación que debe seguir su mascota antes de cualquier anestesia y/o intervención quirúrgica.

Tan importante o más que el preoperatorio es el periodo justo después del paso por el quirófano y es lo que llamamos postoperatorio.

El postoperatorio inmediato, justo cuando se termina la intervención y se va recuperando de la anestesia, es responsabilidad del equipo veterinario y debe procurar que esta fase la pase el paciente lo más agradable posible proporcionándole un ambiente y lugar tranquilo, con temperatura adecuada y con la administración de la medicación necesaria en cada caso, procurando sobre todo que la mascota “se recupere sin dolor, sin estrés y sin frío”.

La mayoría de Centros y Hospitales donde se hospitalizan mascotas tiene los medios y el personal necesario y bien preparado para procurar estos cuidados a los pacientes recién intervenidos; además estarán provistos de las jaulas y kennels más adecuados para poder hospitalizar y controlar a estas mascotas. Somos conscientes que estos emplazamientos no son los más cómodos ni adecuados para estos pacientes pero hay que entender que son estrictamente necesarios. Es importante que ante el paso por una de estas situaciones provea  a su veterinario de la cama habitual de su mascota, de algún juguete suyo con el que jueguen o dé información de la dieta que más le guste, para que el paso por esta estancia sea lo más familiar y cómoda posible. Nosotros los veterinarios somos conscientes de que donde mejor está la mascota es en su casa con los cuidados y compañía de sus propietarios, pero hay veces que es imprescindible que este postoperatorio inmediato lo pase en el centro veterinario y que será de más o menos días dependiendo de la importancia y gravedad de la cirugía. Es importante durante este periodo que el propietario realice visitas periódicas a su mascota hospitalizada,ya que este contacto entre ambas partes es indudablemente una ayuda importante para la recuperación y además su veterinario podrá comprobar como reaccionan las mascotas ante las visitas de sus propietarios, ya que muchas veces estando hospitalizados se comportan de diferente forma al no estar habituados a estas situaciones extrañas para ellos y que difícilmente comprenden.

El tiempo necesario para pasar el postoperatorio en el Centro u Hospital veterinario será recomendación exclusiva de su veterinario, que le indicará de la importancia de ello y le aconsejará pensando siempre en lo mejor para su mascota, aunque vosotros como propietarios siempre tendréis la última palabra sobre esta decisión.

No menos importante que todo lo descrito anteriormente es cuando al paciente-mascota se le da el alta o tiene que pasar el postoperatorio en casa, porque así su veterinario se lo ha aconsejado o lo ha creído conveniente.

Es muy importante que siga al pie de la letra todas las recomendaciones de su veterinario, que serán diferentes y particulares en cada caso según el paciente, según la cirugía, según el hábitat de la mascota. No es lo mismo el postoperatorio en casa después de una limpieza de boca de un perro de raza pequeña que vive dentro de casa, que el postoperatorio de una cirugía de ortopedia o traumatología de un perro de tamaño medio-grande y que vive normalmente fuera de casa, en el jardín o en el exterior de la vivienda. Como se puede comprender los cuidados de uno y de otro son extremadamente diferentes, de ahí la importancia de seguir los consejos de su veterinario.

De todas formas e independientemente del procedimiento podemos ofrecerle algunos consejos generales para poder realizar un buen postoperatorio en casa:

  1.- Debe mantener el ayuno tanto líquido como sólido hasta que su veterinario se lo indique. No debe dejar que su mascota coma o beba antes de lo previsto ni tampoco que coma o beba todo lo que quiera ya que vienen de un ayuno previo a la cirugía y pueden tomar esa ingesta con demasiada ansia y puede resultar perjudicial para su digestivo.

  2.- Debe seguir puntualmente las pautas de medicación que su veterinario le indique ya que esta medicación está sobre todo indicada para evitar el dolor postquirúrgico, las posibles infecciones y para procurar una recuperación adecuada. Debe indicar a su veterinario si tiene alguna dificultad para administrar esta medicación a su mascota. Algunos pacientes, especialmente los gatos, son difíciles para administrarles cierto tipo de medicación sobre todo pastillas o determinados jarabes. Consulte en estos casos a su veterinario por si se pudiera cambiar la vía de administración antes de dejar de suministrarle este tratamiento importante para la adecuada recuperación.

  3.- Debe evitar que su mascota se lama o chupe las heridas quirúrgicas. Es una falsa creencia que con esto se “limpian las heridas”. Lo único que vamos a permitir con esto es que se infecten a través de la saliva que es una importante fuente de contagio. Por este motivo los veterinarios aconsejan a los propietarios que coloquen a estos pacientes un tipo de cabezales “collares isabelinos” que se colocan para evitar que los pacientes lleguen a lamerse las heridas quirúrgicas y así evitar posibles infecciones  o que lleguen a soltarse los puntos de sutura sobre dicha herida.

  4.- Debe procurar en lo posible que su mascota descanse en una cama o cuna cómoda y acolchada y evitar el contacto con el frío suelo sobre todo en temporada de invierno y en localizaciones externas como perreras o jaulas en el exterior de la casa.

  5.- Debe evitar que su paciente corra o salte o juegue con otras mascotas durante el postoperatorio más inmediato o durante un período de unos 10 días. Procure sacar a pasear a su mascota siempre con correa corta y procurando paseos frecuentes pero más cortos y suaves.

  6.- Debe vigilar que su mascota coma y beba de forma adecuada como lo hacía antes de la intervención, así como vigilar que realice sus necesidades de forma frecuente. Puede ser que su veterinario le indique un cambio de alimentación debido a su patología y este cambio pueda ocasionar cierto rechazo al principio por parte de su perro o gato. Realice un cambio progresivo siguiendo las indicaciones de su veterinario.

  7.- Debe impedir en todo momento que su mascota se bañe o se mojedurante el postoperatorio sobre todo si se le han realizado suturas o si lleva algún tipo de vendaje. Por el contrario debe procurar que las heridas se mantengan limpias y secas con los cuidados que su veterinario le haya indicado en cada caso. Muchas veces evitamos el uso de vendajes y apósitos ya que estos pueden producir, muchas veces, más complicaciones que ventajas. En caso de vendajes comprueben que siempre estén secos y limpios y sobre todo no demasiado apretados. No cambie nunca un vendaje a su mascota sin las indicaciones de su veterinario.

Nadie como ustedes los propietarios conocen el comportamiento de sus mascotas en su hábitat habitual. Cualquier cambio en este comportamiento puede estar indicando que el postoperatorio no está siendo el más adecuado.

El hecho de que su mascota durante el postoperatorio no quiera comer o beber, no haga sus necesidades, no quiera salir a pasear, se quiera lamer insistentemente las heridas o vendajes o simplemente noten que “están tristes” puede ser indicativo de que su mascota pueda estar sufriendo un postoperatorio inadecuado o que haya surgido alguna complicación inesperada y puede que esté padeciendo dolor intenso, alguna infección, que la medicación no le esté sentando bien o que esté sufriendo alguna situación más seria derivada de la intervención como puede ser alguna hemorragia interna, algún tipo de infección o cualquier otra complicación. No espere a la visita de revisión indicada por su veterinario y acuda o llame a su centro veterinario lo antes posible. El dolor postoperatorio es una de las complicaciones más serias y frecuentes que puede padecer su mascota tras ser intervenido y las consecuencias de padecer dolor durante un periodo más o menos largo pueden acarrear consecuencias muy graves para la salud de su mascota. No deje que esto ocurra y acuda a su veterinario lo antes posible. Una rectificación o cambio a tiempo en el postoperatorio puede evitar que la situación se vuelva más grave y a veces irreversible.

Por último indicar que hay que prestar una mayor atención en los postoperatorios  en casa cuando nuestras mascotas son geriátricas, de elevada edad, o si son cachorritos o muy jóvenes, ya que sus necesidades son en ambos casos mucho más especiales.

Deseamos que su mascota no tenga que pasar por ninguna intervención quirúrgica grave, pero si así fuera, esperamos que estas indicaciones les sirvan para poder procurarles  entre todos una recuperación y convalecencia lo más adecuada posible.